Archivos Mensuales: abril 2017

Lo escribo con dolor

Se ha publicado esta semana el vídeo del brutal asesinato de los dos expertos de la ONU, Michel Sharp y Zaida Catalán, desaparecidos el 12 de marzo. El crimen tuvo lugar mientras investigaban acerca de las fosas comunes en la provincia de Kasai Central, que ya alcanzan el número de 40, con muertos entre agosto de 2016 y abril de 2017. No deja de ser sorprendente que en medio de las voces que se alzan para abrir una investigación internacional, aparezca un vídeo, cuyo origen se desconoce, en el que está filmada con todo detalle la muerte de estos dos miembros de Naciones Unidas. ¿Cuál es el móvil que está detrás de todo esto?

El 2 de junio de 2010 fue asesinado, en Kinshasa, Floribert Chebeya, activista congoleño, presidente y fundador de la “Voz de los sin-voz”. ¿Por qué fue asesinado?

El 30 de marzo de 2016, fue asesinado en el Kivu Norte el P.Machozi Karunzu, que investigaba matanzas en el Congo y que era director de la página web www.benilubero.com. Había sido amenazado varias veces desde su regreso al país en 2012, después de unos años en Estados Unidos. ¿Quién ordenó su muerte?

El 14 de abril de 2017 ha sido asesinado Gildo Byamungu, un médico ginecólogo y cercano colaborador del Dr. Mukwege. Había colaborado en un documental de 2015 que narra las violencias hechas a las mujeres por parte de fuerzas armadas y grupos militares. No se sabe quién ha sido. Pero sí se sabe todo los intereses que hay en la zona Este del país, y que algunos se enriquecen a costa de la vida de muchos más.

Y luego están las muertes cotidianas y totalmente invisibles: las de la gente en las minas artesanales, las del conflicto en la frontera Este del país, las de las mujeres violadas, las de los manifestantes y opositores. Las del hambre desgarradora. Las de la falta de educación y acceso a la salud.

Intereses creados. Negocios multimillonarios. Ambiciones desmesuradas.

El cardenal Laurent Mosengwo, arzobispo de Kinshasa, dijo en su reciente homilía de Pascua: “Pueblo congoleño, nos sentimos como si fuéramos un grano tirado por tierra; somos ignorados,  abofeteados, pisoteados. Vivimos en el país un tiempo de confusión, de oscuridad, de desesperanza”.

Hay muchas preguntas y con ellas, las muertes de Michel Sharp, Zaida Catalán, Floribert Chebeya, Machozi Karunzu, Gildo Byamungu, y las de miles de congoleños, corren el riesgo de quedar impunes.

Anuncios

El Telediario y la R.D.Congo

Ayer llegué a Lubumbashi, donde voy a estar unos días para trabajar en un proyecto de cooperación al desarrollo. Y… estar aquí me permitió ver el Telediario español de las 15h. No me acostumbro a las noticias que aparecen y a las que son invisibles. Y… me explico.

No hubo ni una noticia, ni una mención, ni una imagen, ni una referencia, a la República Democrática del Congo. Y la R.D.Congo está de nuevo en un momento crucial. A raíz del Acuerdo de San Silvestre firmado el 31 de diciembre de 2016, la situación se calmó un poco, a pesar de que el Presidente tenía que haber dejado el poder el 19 de diciembre de 2016. Esperábamos la formación de un Gobierno de transición para el 28 de enero y todavía no lo tenemos. El nombramiento de Primer Ministro, y todavía no lo tenemos. La Comisión de seguimiento y control de la CENI (Comisión Electoral Nacional Independiente) y todavía no la tenemos, aunque desde hace unos meses ya se está censando a la gente (¿bajo qué mecanismos de control y verificación?). La CENCO (Conferencia Episcopal de los Obispos del Congo) se retiró de su rol de mediadora el 28 de marzo, que hasta ahora no ha dado resultados. Han hecho todo lo que han podido, una labor encomiable, y hay una vía posible para salir de la crisis. Pero cuando quienes están en el poder se aferran, no buscan soluciones y generan problemas cada vez más grandes. El 29 de marzo, la Oposición, con Félix Thisekedi a la cabeza, convocó “Jornada Ciudad Muerta” para el 3 de abril, huelga general para el 5 de abril y manifestaciones pacíficas entre el 10 y el 24 de abril. El pueblo está sensibilizado, porque ya no puede más. Ahora la baza la tiene Joseph Kabila que podría ponerse de acuerdo con el grupo formado por los partidos de la Oposición y nombrar un primer ministro para que el país pueda tener en diciembre elecciones transparentes y creíbles. Cosa cada vez más difícil. Y más teniendo en cuenta que perpetuarse en el poder es una costumbre también de nuestros países vecinos, que a pocos les interesa que emerja el segundo país más grande de África y uno de los más ricos del mundo, que la Corte Penal Internacional tiene ya un buen dossier en el que aparecen elementos claves del país y que detrás del comercio de las minas algunos están haciendo fortunas y negocios multimillonarios. En el día a día se producen detenciones y arrestos arbitrarios, por ejemplo, si llevas una camiseta roja (alusión a la tarjeta roja de los partidos de fútbol referida al Presidente), o por cualquier otro motivo. En el poblado, en los dos días pasados, el partido del presidente repartió banderines, 1 $ por persona a los participantes e invitó a cerveza en el “bar” del pueblo, a cambio de reconocer la estima hacia el Presidente (con una foto).

En el Kasai Central, la ONU ya ha descubierto 23 fosas comunes. El lunes 27 de marzo, en una de ellas, aparecieron los cadáveres de dos expertos de la ONU, un americano y una sueca, y de su intérprete (quedan 3 congoleños todavía por encontrar), desaparecidos desde el 12 de marzo. Trabajaban investigando sobre la violencia y las violaciones de los derechos humanos en esa zona, de la parte de la milicia de Kamwina Nsapu y también de las fuerzas del orden. Algo parecido no se vivía desde 1978, cuando en tiempos de Mobutu masacraron en el Hotel Impala de Kolwezi a un gran grupo de extranjeros, lo que forzó la intervención de los paracaidistas del ejército francés y permitió al Gobierno obtener ayuda para combatir a los rebeldes del Shaba. Quién está detrás de estos dos asesinatos aún no se sabe, y será necesaria una investigación exhaustiva. En las dos noches pasadas han muertos al menos 2.500 personas, hay violaciones, pillajes, más de 200.000 desplazados, 39 policías fueron decapitados hace unos días… la gente que está sobre el terreno, dice que entran casa por casa y que si no tienes nada para dar a las fuerzas del orden, te acusan de colaborar con los milicianos y te matan. Ayer asesinaron a la esposa del administrador de Luebo, quemaron un convento y varias instituciones más. En el Este del país, la violencia continúa. Y en toda la R.D.Congo, el Franco Congolés baja precipitadamente (1$ = 1350 FC, hace un año 1 $ = 900 FC)  y suben los precios de los alimentos básicos, como por ejemplo, la harina (1 saco de 25 kg. = 33 $).

Me sorprendió mucho que no saliera nada en el Telediario. Lo he leído en una noticia publicada en El Mundo el 29 de marzo, en WRadio… habrá salido en algún medio más. Y me encantó un tweet de Xavier Aldekoa en el que alababa la información que desde R.D.Congo está haciendo llegar la periodista Trinidad Deiros (@TDeiros). Hay periodistas que son admirables y se juegan la vida para contar lo que muchas veces nadie más cuenta.

Hay otras noticias que son “invisibles” porque son pequeñas, cotidianas, de ese “amor artesanal” del que hablábamos una vez, pero que llenan de alegría el presente y traen la esperanza de un futuro mejor. Ayer por la mañana, todos los alumnos limpiaron la escuela y los alrededores. Lo hacen siempre antes de irse de vacaciones. Y ahí estaban: unos con cubos, otros con trapos, otros con azadas, otros con rastrillos, otros transportando agua… en un ambiente de mucha alegría y cordialidad. Por la tarde fui a la Escuela, aunque sólo hay cole por las mañanas, para recoger unos documentos, y me encontré a los niños y chicos de Primaria y Secundaria ensayando juntos con 3 profes para la fiesta que tendremos el 23 de abril. Y luego, un grupo grande de profes que pidió hace algo más de un mes poder tener clases de inglés, y se han organizado con el profe de la asignatura en colaboración con el Instituto para tener inglés dos veces por semana (4 horas en total). O esta otra… cuando venía en el autobús de Kolwezi a Lubumbashi, se subió en el último momento una señora aprovechando que quedaba una plaza libre, porque tenía urgencia de ir al médico. Subía con dos niñas, una de unos 3 años y un bebé. Y enseguida una mamá del autobús le cogió el bebé y le ayudó durante todo el viaje, sin conocerla de nada.

Hoy os he compartido una mezcla de todo, de experiencias, de sentimientos, de vivencias… con ellas va también mi oración, y os pido que nos llevéis en la vuestra.

María, Madre de Dios, Reina de la Paz, ruega por nosotros.