AÑO NUEVO EN R.D. CONGO: “Habitaréis en la tierra que di a vuestros padres”

¡Hola a todos!

20160929_150032

Quiero agradeceros muchísimo vuestro interés, vuestra oración… Como Diego, el hijo de una amiga, que todas las noches le decía a su madre, al hacer sus oraciones: “Mamá, ¿sabemos si están en paz? ¿Han firmado?”.

La oración lo puede todo, y además consuela el corazón, nos hace sentir la cercanía de los amigos y nos lleva a la certeza profunda de que podemos esperar y de que no seremos defraudados. La oración nos hace sentir con Simeón y Ana como toda la vida se ilumina y como se puede mirar siempre hacia delante. En el corazón de Jesús, experimentamos que todo pasó, pasa y pasará según su promesa y amor. La figura de Ana me impresiona mucho. En este contexto, y yo creo que el tiempo de Jesús era parecido, una mujer viuda es marginada. Como Ana entonces. Estuvo casada 7 años, y no se nos dice que tuviera hijos… es decir, todos los elementos para estigmatizarla, acusarla de bruja y marginarla. Debió llevar una vida muy dura. No tener hijos era como decir que su vida era estéril, que había perdido el tiempo, que… mil cosas. Pero ella, precisamente ella, con su vida dura, testimonia que todo pasó según su promesa y amor. Aquí hay muchas viejecitas así, como Maman Caroline de la Leprosería y tantas otras. Aquí hay todo un pueblo que lucha por sobrevivir día tras día pero que no deja de mirar hacia adelante.

20161111_112517

Como las noticias parece que no dicen mucho, os cuento yo en síntesis lo que ha pasado en R.D. Congo y que, de momento, ha resuelto la dificilísima crisis política que atravesaba el país. Retomo la historia allí donde la dejé, con mi Carta a los Reyes Magos del 26 de diciembre. Como os comentaba entonces, el 28 de diciembre el Gobierno y la Oposición retomaron el diálogo, por mediación de la Conferencia Episcopal Nacional del Congo (CENCO). Esperábamos acuerdo para el 30 de diciembre a las 15h30… y nada… a las 19h iban a firmar, convocaron al Cuerpo Diplomático… y nada… anunciaron que a las 20h… y llegamos al 31 de diciembre sin firma. En toda la mañana, nada. Y aquí la Iglesia, que en toda esta crisis ha hecho un papel inmejorable y un grandísimo servicio a nuestro país, intervino con fuerza, diciendo a las 13h que o se firmaba el Acuerdo o la CENCO se retiraba. Era necesario firmar… o la noche del 31 al 1 habría sido un caos nacional y un estallido de violencia. Las negociaciones siguieron por la tarde, y ya os podéis imaginar a todo un país de 70 millones de habitantes pendientes del resultado. Un grupo de mujeres rodeó el Centro Interdiocesano (donde han sido las reuniones) diciendo que o firmaban o ellos no salían del edificio., ¡qué grande y fuerte es la mujer congoleña! Y… ¡por fin! Se anunció la esperada firma, que tuvo lugar en una ceremonia que empezó a las 22h45. Mientras esto sucedía, nuestra pequeña Comunidad estaba en la Adoración de la Eucaristía. Fue algo muy bello.

La negociación, a diferencia de la del 18 de octubre, ha sido muy, muy dura, pero buena (por eso ha sido dura). El Presidente – tal como lo prevé la Constitución, no puede ir a un tercer mandato, aunque continúa siendo Presidente durante el año de transición (aunque a partir de marzo, verá sus poderes muy disminuidos); la Primatura es para la Agrupación de los partidos de la Oposición, a partir del mes de marzo (un punto muy discutido porque Badibanga había sido nombrado ministro muy recientemente, y anunció la composición del nuevo Gobierno – con 20 puestos más que el anterior, en la noche del 19 de diciembre, día en que expiraba el mandato de Kabila); la dirección del Comité de Seguimiento ha sido dada al opositor Etienne Tshisekedi. El objetivo es organizar elecciones presidenciales, legislativas nacionales y provinciales para finales de 2017. La Comisión Electoral Nacional Independiente será controlada. La Oposición no ha podido obtener el regreso y la exención de cargos del principal opositor, Moïse Katumbi (exgobernador del Ex – Katanga), candidato a las presidenciales. Su caso y el de dos más (Jean-Claude Muyambo Kyassa y Eugène Diomi Ndongala) serán estudiados por un grupo de magistrados (dicho punto figura en el acuerdo). El 31 de diciembre, Katumbi pidió que su caso no fuera un obstáculo para la firma del acuerdo y, por consiguiente, para la paz, y dijo que él podía esperar, a pesar de ser una injusticia y de que mantiene su intención de ser candidato a las presidenciales (esto lo hace más popular aún de lo que ya es). Por su parte, el Gobierno ha aceptado no poder hacer ningún tipo de referéndum ni consulta.

El Acuerdo ha distendido el ambiente y nos ha traído mucha paz y esperanza. Pero la gente dice: “estaremos atentos para que se cumpla”. Y luego, la gente sigue con su vida dura del día a día, con el franco congoleño que se ha devaluado muchísimo (hace seis meses 1 $ = 900 FC y ahora 1 $ = 1 300 FC). En una economía tan de subsistencia, ya os podéis imaginar lo que eso supone. El otro día, me impresionó leer una noticia que situaba el índice de pobreza en menos de 1,2$ al día… porque aquí, al menos en nuestro poblado (y así vive muchííííísima gente en todo el país) vive con menos de 1,2$ al día toda una familia, y si llega. Pero muchas cosas han cambiado, porque mucha gente habla ya abiertamente, porque se ha demostrado que este Pueblo tiene voz propia, porque la gente quiere vivir su vida con dignidad, y quiere una vida mejor para sus hijos y sus nietos. Y está claro que esta Nación quiere también la paz. Hemos vivido momentos de amistad, de preocupación, de tensión, de tristeza por los que han muerto en las manifestaciones, de aliento por cada nuevo paso positivo… y ahora tenemos un 2017 por delante lleno de interrogantes, retos y sueños.

Y recordando a los que nos han precedido, a los que han soñado con ver días mejores para nuestro país pero que ni siquiera han llegado a gustar este horizonte, a nuestros hermanos y hermanas que tanto sufren en el Este, escribo una frase tomada de la autobiografía de Malala: “si creemos en algo que es más grande que nuestras vidas, nuestras voces se multiplicarán, aunque estemos muertos. No podemos dejarlo ahora”. Caminaremos en la no-violencia y en la construcción de una Nación basada en el diálogo, en la libertad, y en la paz. Que se haga realidad en nosotros la Palabra de Dios: “Vosotros seréis mi pueblo, y yo seré vuestro Dios. Os daré un corazón nuevo y os infundiré mi Espíritu de Amor… y habitaréis en la tierra que di a vuestros padres”.

20160918_150825

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s