Archivos Mensuales: mayo 2016

Tres en la carretera

¡Hola, amigos!

¿Cómo estáis?

Photo-0059

Hoy quiero compartir con vosotros una hermosa experiencia (experiencias “bisagra”, como las llama mi amiga Rosi). Estoy un poco cansada, pero quiero escribir algo muy bonito que no quiero guardarme para mí… aunque yo lo quiero meditar muchas veces en mi corazón, y no sé cómo agradecérselo a Dios…

En principio, era el día de mi regreso a Kanzenze, después de unos días de asuntos varios como os conté en mi último post. Pero Dios siempre nos sorprende con Sus planes, con Sus sorpresas… es el Dios del “asombro”.

20160524_084829 20160524_100359

A las 8 h de la mañana, ya estábamos a punto para salir hacia Kanzenze… 456 km que, si todo va bien, hacemos en unas 6 horas. Ha venido M. Lucien, el ingeniero electricista, con la camioneta que habíamos alquilado (y que conducía M.Gustave), para cargar el material escolar, y también el material del proyecto Musix Box (financiado por Africa Directo) y Reporter Kit (financiado por La Caixa). Entre unas cosas y otras, hemos salido a las 10 h de Lubumbashi. A la altura del kilómetro 53, el coche ha empezado a mostrar signos de calentarse, humo… y nos hemos tenido que bajar. A partir de ese momento, un trajín de idas y venidas… que si el agua, que si el motor, que si un mecánico, que si tal pieza… hemos salido de allí a las 18:45 h… y al poco nos hemos vuelto a quedar tirados en la carretera. Al final, hemos llegado a las 20 h a Lubumbashi, y mañana, si Dios quiere, emprendemos el viaje de nuevo a las 8 h de la mañana, con otra furgoneta (la de hoy pasará toda la noche en casa porque va dentro el material y no la podíamos dejar en el depósito).

20160524_120540

Y… ¿dónde está el Dios del asombro? Pues… en el don precioso que me ha regalado. En el kilómetro 53, donde hemos tenido la avería, hay unas casitas. Es un lugar muy, muy, muy pobre, y hay ahí una especie de asentamiento, casi en los márgenes de la carretera. Viven algunas familias en casas hechas de adobe (ni siquiera de ladrillo), con cañas de bambú… sin luz y sin agua (que van a buscar al punto más cercano, a 2 km., cargando bidones de 20 litros sobre sus cabezas). Un paisaje un poco “lunar”, de pura sabana árida, con mucho polvo… Al llegar, la gente enseguida se ha interesado por nosotros. Los niños estaban emocionados con la novedad, y una niña pequeñita ha traído unas sillas de plástico. Hablando con los niños, jugando con ellos…

Photo-0039 Photo-0049 Photo-0048 Photo-0045

En una familia estaban a cargo de Regine, que ha hecho hasta 4º de Primaria y tiene 12 años. Los demás todos más pequeños que ella: Vicky (de 11 años), Dorcas (de 7 años), Suzanna (de 2 años) y Jef (de 6 meses). Su papá (Papá Elie) en el trabajo y la mamá en el campo.

20160524_151512
Sobre las 13 h ha llegado Mamá Mado, con sus otros hijos. El mayor, Georges (que tiene 14 años y ha hecho hasta 6º de Primaria), Etienne (de 9 años) y Tutu (de 5 años). Venían cargados de sacos de carbón, de vuelta del campo. Nada más llegar, en cuanto la mamá nos ha visto, todos han dejado sus sacos y su primera preocupación era saber cómo estábamos, si los niños nos habían acogido bien… Me ha preguntado qué nos había pasado y me ha dicho: “Hermana, si no pueden salir, es porque Dios no quiere. Él siempre sabe más. El lo hace todo”. Hemos compartido de la jornada, de los niños… ella alegre, con una sonrisa preciosa, sin preocuparse de nada suyo… impresionante. Al cabo de un rato, me ha llamado a la casita y me ha invitado a pasar. Desde que hemos llegado al kilómetro 53, no había visto a nadie comer (tampoco después… uno de tantos hogares en los que sólo se come una vez al día). Pero al entrar, me han puesto la silla de plástico y un buen plato de mandioca hervida y una jarrita de agua con una taza. Me dice: “Hermana, es todo lo que tenemos”… Yo tenía sed (pero me he hecho la despistada porque el agua se veía muy turbia) pero sí he cogido la mandioca hervida, y la mamá estaba feliz. Feliz de verme compartir de lo suyo, en familia.

Photo-0067 Photo-0068

Estábamos ahí, en su casita, hablando… me ha contado que es de Zambia. Llegó hace 8 años con su familia (es una mujer muy joven, ¡y muy guapa!)… caminando, como pudieron… al llegar a Lubumbashi, en busca de trabajo y de un lugar para vivir, el padre falleció. La muerte del cabeza de familia suele ser, además de doloroso, tremendo desde el punto de vista de la pobreza. Conoció después a su marido. Se instalaron en las afueras de Lubumbashi, donde viven ahora, para que la vida, aunque muy dura, les resultara más barata. Fabrican carbón, venden leña, cultivan lo que pueden… sobreviven y quieren ir guardando algo para poder instalarse en las periferias de la ciudad (una especie de bidonvilles) y llevar a sus hijos al cole. De los chicos, Georges y Tutu quieren ser chóferes mecánicos; Etienne quiere ser piloto; Regine, Dorcas y Suzanna quieren montar un taller de costura y Vicky sueña con ser maestra… Jef es todavía muy chiquitín. Este año no van al cole, están ahorrando para poder pagar la entrada de la casa (50 $) e instalarse en Lubumbashi en septiembre. La mamá me decía muy orgullosa que sus hijos le ayudan mucho… el mayor, por ejemplo, se va al bosque y le trae haces de leña para que los venda en la ciudad, a donde va de vez en cuando para conseguir algo de dinero.

Photo-0036

Me decía que el sueño de su esposo y el suyo es darles una buena educación a sus hijos… También me ha contado que ella no sabe leer ni escribir, pero que va a empezar alfabetización en los locales de la parroquia con un grupito de mamás, y que luego les van a enseñar a coser a máquina. Ella quiere aprender, y su marido la anima. Me ha contado que su marido es muy bueno y que la quiere mucho, que llevan 14 años casados y que, aunque son muy pobres, no les falta el amor ni la fe, y que eso es lo más importante. Que la riqueza más grande son sus hijos, y que esos hijos han sido cada uno un regalo de Dios.

20160524_165724
Esta familia me ha brindado su amistad. Me ha ofrecido todo lo que tenían, me han abierto su hogar, su casa, su tiempo… estaban alegres de acogerme y de tenerme entre los suyos. Hace pocos días, me regalaron un pequeño tratado titulado “De la amistad espiritual”. Es el primer tratado (s.XI) sobre la amistad… lo he estado leyendo estos días, porque siempre he sentido esa llamada profunda al apostolado de la amistad, al “uno a uno”… mis amigos forman parte de mi camino hacia Dios. Dios es un misterio de amistad, en Sí mismo y hacia nosotros. Me brindaban su amistad como sólo la saben brindar los pobres que no esperan nada a cambio, que no reprochan nada, que no exigen nada, con alegría de corazón. Una se siente abrazada tal cual es.

No me han pedido nada, no querían nada, sólo amar, acoger, compartir… Me ha preguntado por mañana, porque como ha visto que me gustaba mucho el mandioca, quiere que me lleve un cubo y quería preparármelo… y ellos hoy ni siquiera han comido… y quería que si caía la noche, pudiéramos dormir en su casa. Pero, en éstas… ¡la camioneta se ha puesto por fin en marcha! Mamá Mado me ha pedido el número de teléfono (ella no tiene, pero su esposo sí), somos amigas. Somos una familia.

Son esos momentos que llenan el corazón de la alegría profunda de pertenecer a Jesús y de haberle dado todo… son esos momentos en que se confirma Su llamada a vivir entre los más pequeños, a ser para ellos, a ser para todos pero con esa amor preferencial por Sus preferidos… son esos momentos en los que una más siente que Dios me trajo aquí para que los más pobres me evangelicen el corazón… son esos momentos en los que una entiende el único “lugar”, el único “puesto” en el que podemos ser felices de verdad… Me venía una y otra vez ese pensamiento de Carlos de Foucauld:

¿Quieres la paz? Busca el último puesto
¿Quieres la humildad? Busca el último puesto
¿Quieres el amor? Busca el último puesto
¿Quieres encontrar a Jesús? Busca el último puesto

Ese “pequeño lugar-último lugar” nadie lo lucha… a veces no lo deseamos… pero ahí está todo: la paz, la humildad, el amor… JESÚS. Hay una felicidad escondida, pero verdadera, en ese amor que se da sin esperar recompensa, que es gratis, que no busca ser correspondido…Es una felicidad serena, profunda, estable… una alegría que no hace ruido… Y yo añado que hay cosas que de mi corazón, de mi vida, de la llamada de Dios para mí que entiende mejor que nadie el corazón africano. Como me decía una amiga en uno de los actos de la 57 Campaña de Manos Unidas, oyendo hablar a un sacerdote africano sobre el sentido de mi vida misionera en R.D.Congo, “los blancos de muchas cosas ni nos enteramos”. Ellos me han abrazado hoy sin palabras.

20160524_165838

Poco antes de marcharnos, he entrado en la casita (la mamá había entrado hacía unos minutos) como quien pisa tierra sagrada, preguntando por la mamá. Y le he dado lo que llevaba encima en ese momento… Se lo he pedido sintiendo esa reverencia interior como quien está ante el Misterio, ante la zarza ardiente… era yo la mendiga de amor. La mamá me lo ha agradecido tanto… y entonces, ha llamado a todos sus hijos, y les ha dicho que íbamos a rezar juntos. Y le hemos rezado un Avemaría a la Virgen. Y la mamá me ha dado su bendición, que creo que es la más bella que he recibido en toda mi vida.

Decía el Evangelio de hoy que muchos primeros serán últimos y muchos últimos, primeros (Mc.10, 28-31). Tal cual… lo que esta familia vive es el Evangelio en estado puro, es la santidad de lo pequeño, de lo sencillo, de la vida cotidiana, del instante…

Hay veces en las que una escribe como si estuviera rezando… y hoy es una de ellas.

Un abrazo grande,

ushindi

Photo-0071

Anuncios

Estoy a la puerta y llamo

¡Hola, amigos!

¿Cómo estáis? Os llevo siempre a todos en mi corazón y en mi oración. La intercesión es un modo tan bonito de orar y de poner en el corazón de Dios el corazón de nuestros amigos, a los que llevamos dentro de nuestro corazón.

20160515_171656

Llegué el miércoles al mediodía a Lubumbashi, y me marcho el sábado, si Dios quiere. Como a mediados de junio voy a España, he venido para hacer las compras de material escolar del curso 2016-2017 y también de los libros que necesitaremos para la nueva sección de Comercial y Gestión.

Respecto al cole, estamos en la brecha final de fin de curso… con mucho trabajo, pero con paz.

La construcción de la II Fase del Instituto Uzima, financiada por Manos Unidas gracias a un donante y su familia, va adelante. ¡Estrenaremos las nuevas aulas en 2016-2017! Mientras la construcción de la 2ª parte avanza.

20160509_084248 20160509_084644

Ya estamos en la última etapa de la fabricación de los nuevos pupitres para el Instituto, gracias a la ayuda de El Pájaro Azul y de particulares (con un proyecto presentado al Principado de Asturias). Y también gracias a una subvención de la Conferencia Episcopal Italiana. Con ayudas de particulares, estamos fabricando también las mesas de la Sala de Informática.

Hoy nos han avisado desde aduanas de la llegada del equipo Music Box, financiado por Africa Directo, y del Reporter Kit, financiado por La Caixa de Zaragoza. La Caixa de Zaragoza nos ha financiado también la parte deportiva del Instituto Uzima (hangar, basket, volley) y los instrumentos de música para nuestra escuela de música (que empezó gracias a la ayuda de Mallorca Missionera).

Os voy a enviar también unas fotos del proyecto de 12 pozos, funanciado por la Fundación Mainel, gracias a un particular. Ya tenemos identificados a todos los beneficiarios y se van llevando a cabo… ¡es una maravilla!

20160513_094820 20160513_160346

Gracias a Mephartech de Lubumbashi y a un donante belga, hemos conseguido 6 sillas de ruedas de 750 $ cada una a 100 $. Son para ayudar a 6 personas de movilidad reducida de nuestro poblado. Hemos contribuido las dos escuelas y los dos internados. Los beneficiarios contribuyen con una gallina (que nos servirá para el proyecto de cría de aves) y un cubo de mandioca. Pronto os mandaré las fotos, en cuanto regrese al poblado, porque el pedido llegó ayer.

20160511_155839 20160511_155645

Quisiera también pediros unas ayudas… “estoy a la puerta y llamo”… es una frase del Apocalipsis… es una frase que hace presente el cielo aquí si la escuchamos. Lo que necesitamos es:

Una ayuda de 40$ para un alumno de 4º de Secundaria, Lufunda, con una situación familiar y económica grave, que no puede pagar lo que le hace falta hasta fin de curso.

134$ para una pierna ortopédica para Maman Angèle. Es una mamá con discapacidad, que se dedica al pequeño comercio, y muy comprometida en nuestra parroquia. Lleva una pierna muy rudimentaria, de hierro, que le pesa mucho y le  provoca mucho dolor en las caderas. Existe un modelo muy bueno, que queremos comprar para ella con vuestra ayuda.

20160511_160527

Sin título

Ayuda para una familia. Los miembros son:

Maman Ernestine 1978 y Papa Felix 1970
Salukanga Mumba Luther M 1997
Mujinga Ilunga Ali M 1999
Omba Kapi Chatie F 2002
Mujinga Ngombe Julie F 2005
Kasongo Mbumba M 2008
Kapongo Mumba M 2010
Mwamba Lukama Moise M 2013
Salukanga Ukete Felix M 2015

20160515_170003 20160515_170315 20160515_170401  20160515_172236

Ninguno de los hijos está escolarizado. La mamá padece una enfermedad desde el 2004, y se agravó en 2014. Se han gastado todo el dinero en intentar curarla, yendo de un sitio a otro, y de lo que gana el padre (cultivador) viven todos. Fue tan impresionante para mí ver cómo vivían que cuando volví a casa no pude evitar ponerme a llorar, y rezar… no es humano… no es humano vivir así. Sin casi comida (el niño de dos años preparaba un poco de verdura al fuego la primera vez que los ví), con una casa enana para 10 personas (no sé cómo pueden dormir ahí, ¡no caben!), con el techo roto… el padre hace todos los días 20 km a pie para ir a cultivar (necesitaríamos una bicicleta, unos 200$, eso le facilitaría mucho los desplazamientos). Fui una vez, y luego he vuelto otras dos veces con las hermanas.

La Escuela Primaria va a poner en la lista de becarias a la hija mayor, Womba (tiene 14 años pero sólo pudo cursar hasta 3º de Primaria en otro poblado, para el curso 2016-2017). Para Mujinga, la segunda, queremos pediros una beca por un año para el curso 2016-2017, de 100$ (tiene 11 años pero nunca ha ido al cole, y empezará en 1º de Primaria. Es pequeñita porque padece desnutrición). El año que viene, con lo que pueda ganar la familia, ya empezarían a asumir ellos los gastos de escolarización. La familia pagará la escolarización del niño de 6 años. Los otros esperarán.

20160517_083156

Ellos van a ser unos de los los beneficiarios de los pozos de la Fundación Mainel. Gracias al pozo, podrán tener agua y la niña mayor podrá ir a la Escuela (hasta ahora, se encargaba del transporte del agua, recorriendo varios kilómetros al día con bidones de 20 litros). Y con un pozo en casa podrán cultivar un pequeño huerto familiar junto a su casa, en su parcela.

Con una ayuda de 700$ podrían empezar un proyecto de cría de cerdos que les iría muy bien para poder ir sacando beneficios e ir adelante. Consistiría en crear una pequeña casa para los cerditos y una parcela cercada, y comprar 3 ó 4 cerdos para empezar.

La otra ayuda, más grande, es para arreglar su casa. Serían:

     4 000 $ para poder añadir dos habitaciones, poner techos, cementos…

      800$ para poder construir un baño y una ducha cubiertos.

La mamá padece ceguera total en un ojo y casi total en el otro. Creemos que es una tracoma en estado muy avanzado.Para el tratamiento, una matrimonio amigo se ha ofrecido a costear los medicamentos, el transporte y la intervención. ¡Gracias!

20160515_170204

El tracoma es una enfermedad ocular infecciosa y contagiosa que todavía constituye la primera causa infecciosa de ceguera evitable a escala mundial. Teniendo en cuenta los 84 millones de personas que padecen la forma activa, y los 6 millones que presentan deterioro visual grave o ceguera, el tracoma es responsable de aproximadamente el 3% de casos de ceguera en el mundo. La falta de agua, una mala higiene personal y colectiva, las moscas, la proximidad del ganado, la promiscuidad asociada a la pobreza extrema y la exposición crónica a bacterias son los factores de riesgo principales del tracoma, y pueden producir complicaciones al pasar de la infancia a la edad adulta. Las epidemias estacionales de conjuntivitis también crean condiciones favorables para las bacterias. El tracoma afecta con frecuencia a los miembros más vulnerables de comunidades muy pobres, especialmente a mujeres y niños. En las mujeres adultas existe un mayor riesgo de padecer ceguera como complicación del tracoma debido a que suelen pasar más tiempo en contacto con los niños pequeños, que son los reservorios principales de la infección.

20160515_165444

Los donativos se pueden hacer a la cuenta 0075 0430 15 0600248960 a nombre de CONGREGACION PUREZA DE MARIA MISIONES, especificando en concepto UZIMA (seguido del proyecto elegido). Siempre que hagáis un donativo, es MUY IMPORTANTE que lo notifiquéis también a esta dirección: vbraquehais@gmail.com, pues soy la persona responsable de estos proyectos en Kanzenze (R.D. del Congo). Si deseáis que el donativo desgrave en la declaración de la renta, se debe notificar a pmariaadgral@planalfa.es, y es bueno que se notifique este dato en el correo que se me envía a mí. Para que el donativo desgrave, el particular o la empresa deberán facilitar los datos necesarios.

¡Gracias por todo! Un abrazo grande y mi oración… rezad por nosotros, rezad por la paz en nuestro país… ¡unidos!

ushindi

20160515_164658

20160516_172717

La vida es un regalo

(Lo escribí ayer, pero lo envío hoy, 12 de mayo, porque nuestra cobertura de Internet va a trancas y barrancas)

Mañana es mi cumpleaños. Y… ¡hoy ya me ha llegado alguna que otra felicitación por adelantado! De las más bonitas, la de un alumno de 3º, huérfano de padre, y acogido por su familia paterna. Ha venido todo contento para decirme: “Hermana, ¡mañana es nuestro cumpleaños!”; así, subrayando el “nuestro” como con mucho cariño e ilusión. África es siempre así, tan humana, tan cercana, tan concreta, tan sencilla… África es un auténtico regalo de Dios.

En realidad, toda la vida es un regalo. En casa, nos gusta mirar las fotos de cuando éramos pequeños, como tesoros de todo lo que hemos vivido y compartido juntos. Y recordar tantas cosas bonitas… es precioso mirar el paso de Dios por la vida de una. Cuando miras la propia vida sin Su paso, puedes ver muchos estropicios, errores, atropellos, caídas… pero cuando la miras desde los ojos de Dios, nuestra vida es una historia de Misericordia. Un regalo del cielo para volver a Él en la individuación de lo que somos. Nos lo dijo Juan Pablo II: “considerar la vida como un don es descubrirla en toda su bondad”.

En esta semana, y en el día de hoy, Dios me ha hecho muchos regalos preciosos. Estamos con mucho trabajo, con preocupaciones… y es un regalo precioso ese impulso del Espíritu que nos anima a salir al encuentro de los otros. Es lo que decía aquella oración de la Madre Teresa: “cuando esté triste, envíame a alguien a quien amar”… cuando estoy triste, o cansada, o preocupada, o hasta las orejas de tarea, o con tal asunto en el corazón… Lo bonito es ir descubriendo que nuestra vida es puro don. Existe una verdadera bendición en esas misteriosas palabras de Jesús en el Evangelio: “… y serás feliz porque no te pueden corresponder” (Lc.14, 13). Ya no me pertenezco, pertenezco a Dios y soy para todos. Y eso encuentra un eco muy profundo en las palabras de Jesús en el Evangelio de hoy: “y por causa de ellos me consagro a mí mismo…”. Lo decía también Madre Alberta, la fundadora de nuestra Congregación: “labraremos nuestra felicidad a medida que labremos la de los demás”.

Hoy he pasado el día en el Hospital (aunque mi trabajo habitual es en la Escuela). Me ha impresionado mucho ver a tantos enfermos tan pobres de todo y casi sin nada; tantas personas que carecen de lo mínimo; tanta gente que no puede leer una receta porque nunca aprendió a leer ni escribir; la conversación angustiada de quien, por la subida del precio del saco de harina, no sabe cómo comerá esta semana…; a veces, se me llenan los ojos de lágrimas ante tanta injusticia, ante tanta miseria, ante el drama cotidiano de muchas personas cuya existencia es una pura lucha por sobrevivir…; pero igual o más, me ha impresionado la gente, nuestros trabajadores que, en su sencillez, llevan la obra adelante… y en ese compartir sencillo en el que cada uno aportamos lo que tenemos, el corazón reencuentra la paz y la alegría, y nos acompañamos los unos a los otros en el camino.

Otro regalo inmenso es la Liturgia de cada día. Muchas veces llego a la Eucaristía con sed, o con una inquietud, o con un deseo de poner la jornada en Sus manos… y ahí me espera Dios con el gesto y la palabra adecuados, o con Su silencio que todo lo llena; en la Liturgia de las Horas, nos pone los salmos para que podamos expresarle lo que llevamos en el corazón, o el grito de nuestros hermanos que clama desde el fondo de nuestro interior; en la Confesión, cuando nos acercamos deseosos de Su perdón, nos da mucho más de lo que podemos pedir o imaginar. Dice una amiga mía que el tesoro más grande que tenemos son los Sacramentos, y la Adoración. Y es verdad (otro regalo, los amigos que nos acercan a Dios…). Y la ternura de María… durante mucho tiempo, no me ha gustado demasiado rezar el Rosario y, sin embargo, ahora es para mí un tesoro… con esas palabras tan sencillas yo puedo confiarme poco a poco, día a día, una y otra vez, a los brazos de María (la “Mater entre costuras”, como la bautizó uno de mis hermanos).

Es bonito ese amor que nos pone Jesús en el corazón y por el que una puede llegar a casa y animar la cena con alguna broma… y terminar la sobremesa riendo a pesar de tantas cosas que a lo largo de la jornada no han sido fáciles; es bonito ver cómo el Padre nos van dando “el pan de cada día”. Así ha sucedido hoy en pequeña comunidad de cuatro hermanas: una hermana nicaragüense, dos hermanas congoleñas y yo (aunque ahora falta una). Verdaderamente, como decía Madeleine Delbrêl, “quien no toma en sus manos el librito del Evangelio con la resolución de un hombre con una sola esperanza, no puede ni descifrarlo ni recibir su mensaje”. Es un ejercicio, un salto, un paso, que no se hace de una vez por todas. Como decía Santa Teresa del Niño Jesús, hay que poner, una y otra vez, el piececillo en el primer peldaño de la escalera… del resto, es decir, de hacernos subir, se ocupa Dios, que nos toma en Sus brazos y nos cuida con ternura. Sólo pide de nosotros ese gesto confiado, y el agradecimiento… Etty Hillesum tiene al respecto dos pensamientos que me ayudan mucho:

“Desde el momento en que me he mostrado dispuesta a afrontarlas, las pruebas siempre se han transformado en belleza”.

“Las alambradas sólo son una cuestión de punto de vista” (lo decía desde el campo de concentración de Westerbock).

Sigo orando todos los días, nada más levantarme, esa oración tan bonita de Madeleine Delbrêl (otra vez) que os escribí el otro día en un post. Y, otro regalo, mi amigo el P. Diego Fares la ha incluido en su última entrada: “Razonar como quien danza” (https://diegojavier.wordpress.com/2016/05/07/razonar-como-quien-danza-asencsion-c-2016/).

Quiero vivir toda mi vida así, como una danza… y, si puedo pedirle a Dios un regalo “personal”, es éste: que el Espíritu Santo esté dentro de mí, que viva dentro de mí, que me guíe, que se sienta a gusto, como “en zapatillas de andar por casa”, que sea el huésped de mi corazón…

¡Ah! Os recomiendo un libro precioso titulado “La libertad interior”, de Jacques Philippe (Ed. Rialp). A mí me está ayudando mucho para profundizar en ese deseo de vivir en un abandono alegre y confiado. También es bonito, y es otro regalo, experimentar como Dios, en cada momento, nos da lo que nos conviene, y que nos acompaña y nunca nos deja, ni se cansa de nuestras cosas… porque nos quiere como un Padre.

Un beso enorme,

Victoria

20160511_160500 20160510_101322