RECIBIR=DAR + DAR= RECIBIR

¡Hola a todos y feliz domingo!

Ayer vivimos un día verdaderamente misionero, lleno de encuentros, de rostros y de nombres…
Por la mañana vino Don Antonino, un sacerdote que lleva varios pueblos aquí y que trabaja con Manos Unidas y nos fuimos de camino hacia Cebreros (el pueblo de Adolfo Suárez). Nos acompañó en el viaje la Hna. Emilia, Reparadora, con quien me quedo todos estos días y que es una persona extraordinaria. Además, ha sido 20 años misionera en la selva de Panamá y 5 en Colombia, con lo cual tiene muchas historias y experiencia de vida misionera para compartir.

20160130_100340 20160130_102628
Por el camino, vimos nieve en las estribaciones de Gredos, un embalse precioso, viñedos… al llegar a Cebreros, nos recibió D. José Luis, el cura de la Parroquia. Y enseguida, empezó a aparecer el grupo de Manos Unidas. En su mayoría personas ya mujeres jubiladas, forman un equipo con un dinamismo increíble. Han rehabilitado un antiguo pajar y allí se dedican a la restauración de muebles recogidos de bodegas, basureros… todo eso, junto con otras cosas que consiguen, se reparte en una subasta anual cuyos fondos van destinados a Manos Unidas. También hacen un día de desayuno solidario de chocolate con churros, y fabrican mermeladas (fresa, cereza, higos, naranja…) para Manos Unidas. ¡Un equipazo!

20160130_122052
En Cebreros tuvimos una charla y un rato de compartir, ¡tenían muchííííísimo interés! Y fue un encuentro que nos recargó las pilas a todos. A mí me impresionó mucho conocer a gente con tanta vitalidad, tan sensible a las necesidades de los otros y tan generosa. Después, fuimos a casa de Dña. Aurora, que nos enseñó el almacén de mermeladas. Y cuando ya casi nos íbamos, saludamos a Dña. Julia, un encanto de persona que, además, ¡me ha invitado a ir a su casa cuando quiera! ¡Cuánta gente tan sencilla y tan buena!

20160130_124206
Al regreso, visitamos la Ermita de Sonsoles, del s.XV-XVI. Un lugar muy bonito, de piedras que hablan de la devoción popular a María, la Madre de Dios.

20160130_133717
Por la tarde, nos dimos un salto al Monasterio de la Encarnación, porque desde septiembre de 2014 está allí Almudena, la hija de unos amigos, que es Carmelita Descalza. Fue un encuentro muy bello. No nos pudimos ver porque el locutorio estaba ocupado, pero hablamos por el torno y… verse fue lo de menos. Un momento de comunión profunda, de sentirnos parte de un mismo cuerpo y el regalo inmenso de saber que, a partir de ahora, estaremos presentes con ellas en la Eucaristía y que la oración nos une y permite que nos acompañemos unos a otros en el camino. Comprendiendo que estamos todos llamados a DESAPARECER, a dejar atrás nuestro “yo” corto, pobre y pequeño para que la vida de Jesús se manifieste en nosotros y para que podamos volver a Él en la individualidad de lo que somos. Un encuentro tan profundo para el que me faltan palabras pero que se ha quedado grabado en lo más profundo de mi corazón.

20160130_170117 20160130_170310 20160130_170351
Y después nos dimos un salto al CITES… un lugar muy bonito y un foco de espiritualidad. Aunque yo de lo que tengo lleno el corazón es de esa mística de la que habla el Papa, la “mística del vivir juntos”, en medio de esta vida sencilla en la que el Verbo se hace Carne, uno de nosotros, nuestro Hermano…

A las 17:30 fuimos a visitar la Residencia de Ancianos de Charitas, dirigida por las Hijas del Buen Pastor y de María Inmaculada. Nos recibieron en una sala llena de personas mayores (casi todas mujeres). ¡Con qué cariño y con qué interés me acogieron! Me hicieron muchas preguntas pero, sobre todo, hablaban con los ojos y con el corazón. Impresionada también por los ojos tristes y las miradas apagadas de quien se siente solo, no querido, abandonado. Me llevo el encuentro con Doña. Julia, que ha sido maestras durante 47 años; con Doña. Rosa, de 102 años, que me dio la bendición (como se hace en África); y de Dña. Carmen, de 93 años, que se parece muchísimo a mi abuela paterna y que ha aceptado tenerme como nieta. Además, Dña. Carmen forma parte del grupo de Adoración, y me prometió rezar todos los días por mí y por el poblado, ¡qué regalo más grande! Las hermanas nos acogieron muy bien y nos dieron de merendar.

20160130_190509 20160130_174032 20160130_182742 20160130_185447
Antes de marcharnos, pasamos por la Capilla en la que está siempre la Eucaristía (Adoración perpetua). Así es como Él se va haciendo el encontradizo y recordándome el misterio precioso de Su Humanidad en medio de todas las actividades apostólicas. Así es como una va aprendiendo a descubrir y a admirarse de la presencia de Jesús en la carne de los más pobres…
En todas estas aventuras, acompañada por la hna. Emilia, Ángela (la responsable de Manos Unidas Ávila) y Mª José (también de Manos Unidas).

Terminamos la jornada con una Eucaristía en San Pedro Bautista, en la que el sacerdote me invitó a hablar en la homilía. Lo que más me gustó, conocer a una familia: Mar y Ángel y sus hijos Sara y Nacho, con mucha sensibilidad y entusiasmo misionero. La familia es el corazón de la Iglesia y su mejor y más importante pulmón.

Para terminar, subimos con el coche a un lugar alto desde el que se veía estupendamente la muralla iluminada… Ávila, “tierra de santos y de cantos”.

20160130_163833 20160130_203430
Hoy domingo, vamos a tres parroquias y me hace mucha ilusión vivir esta experiencia misionera de domingo como Pueblo de Dios.

¡Feliz domingo a todos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s